Haz de Scalando tu página de inicio

                    

 

 

   |¿Quines somos? |  Inicio   |   Encales   |   Reflexiones   |   Escribenos Música Cristiana Noticias

En Camino: Comentando la Palabra
Tiempo Ordinario

VII Domingo

Autor: Neptalí Díaz Villán, C.Ss.R.                                                                         Fuente: www.scalando.com

Hazpara ver las lecturas del día

-      1ra lect.: Lev 13, 1-2.44-46

-      Sal 31

-      2da lect.: ICor 10, 31-11,1

-      Evangelio: Mc 1, 40-45

"La casa"

La casa representa la cercanía familiar y la intimidad del hogar (del latín fogar, fuego, calor). Aunque algunas veces nuestras casas se convierten en hoteles, donde habitan unas cuantas soledades que viven su propio mundo y sufren su propio drama, normalmente en casa nos sentimos seguros y dueños de nosotros mismos. En casa manejamos nuestro espacio y nuestro tiempo; podemos recibir a nuestros amigos, compartir una comida y escuchar una canción, leer un poema, contar una historia y tomar una copa de vino. En casa, bajo el mismo techo, vivimos con los nuestros más cercanos: pareja, hijos, hermanos, padres, u otras personas, a las que amamos, con las cuales, reímos y cantamos, peleamos, sufrimos y lloramos, jugamos, crecemos y resolvemos los problemas juntos.

Antes de que el rey David centralizara el culto, se llevara el Arca de la Alianza para Jerusalén y nombrara a Sadoq como sumo sacerdote para tener en sus manos el poder político y religioso de Israel, el culto se hacía primordialmente en las casas. El proyecto de Israel fue el proyecto de la casa, es decir, el proyecto familiar. Totalmente distinto al proyecto del palacio impuesto por el imperio egipcio y las ciudades estado Cananeas. Israel empezó como pueblo, agrupando familias: la familia de Abrahan, la familia de Isaac, la Familia de Jacob, etc., que se unieron para construir una historia distinta, un proyecto alternativo: la confederación de tribus; el proyecto de la casa.

Jesús predicó algunas veces en las sinagogas y, muy pocas veces, en el templo, a donde básicamente fue a protestar contra la corrupción oficial. Casi siempre lo encontramos en las plazas, en la playa, en los caminos y por supuesto: en la casa. Hizo de la casa de Cafarnaum, en la costa noroeste del Mar de Galilea o Lago de Tiberíades, un lugar de encuentro, de amistad, de intimidad y de acogida, donde mostró el rostro misericordioso de Dios.

No sabemos con certeza de quién era esa casa. Algunos suponen que era de su propiedad (Mt 4,13; Mc 2,1ss; 9,33) otros, que era de su amigo Simón, o de alguna otra persona que se la había prestado. Lo que sí vemos con claridad es que la casa estaba puesta al servicio de la Causa. Allí se reunían para enseñar, para celebrar, para curar a la gente y descansar después de largas jornadas. Fuera ajena, de alguna familia o del mismo Jesús no es lo más importante, sino el hecho de que prestara un servicio comunitario.

El evangelio de hoy nos presenta a Jesús en casa. Había mucha gente agrupada que escuchaba su predicación. Había también un hombre paralítico que como tal, no podía valerse por sí mismo; iba donde lo llevaran. Más que un hombre es el mismo hombre, o sea, la humanidad caída que, dominada por tantos males, no puede vivir en libertad debido a las fuerzas que la aplastan. Cuatro hombres querían propiciar el encuentro con Jesús, pero no podían a causa del gentío. Preguntémonos cuándo el gentío y el bullicio de la gente, las distracciones de nuestra sociedad, las ideologías y la influencia de los medios de comunicación (convertidos a veces en medios de  distracción o de distorsión), nos impiden encontrarnos con los de nuestra casa y con Jesús.

En todo momento, particularmente en los difíciles, qué bueno tener y ser buenos amigos. Qué bueno estar siempre dispuestos a dar lo mejor, a apoyar en todo, a hacer todo lo posible para que los problemas se solucionen y para propiciar el encuentro con aquel que tiene la capacidad para levantarnos de nuestras postraciones. Como personas somos limitados pero tenemos la gran oportunidad de conducirnos hacia Jesús, que puede transformar nuestra vida y hacer de nosotros personas nuevas, libres y seguras. Estos cuatro amigos del paralítico, hicieron todo lo posible, hasta desbaratar el techo de la casa, para llevarlo hacia Jesús. La curación se dio en este caso no solo por la fe del paralítico sino también por la de sus amigos. ¿Qué clase de amigos somos? ¿Qué clase de amigos tenemos?

Al anunciar el perdón de Dios para el paralítico, excluido por ser considerado pecador, Jesús liberó al hombre de su culpa, le quitó un peso psicológico y lo reintegró a la comunidad. Lo aceptó como hermano y le dio la oportunidad de levantarse. Pero aquí surgió un problema delicado porque estaba pisando muchos callos. Si este hombre de Galilea, sin autorización oficial, anunciaba el perdón de los pecados, sin ritos de purificación, sin tributos y dejando a un lado la pomposa y engañadora liturgia oficial, entonces estaba tumbando por la base las estructuras sobre las cuales se sostenía la religión judía. Además, les quitaba un negocio muy jugoso para los sacerdotes, levitas, escribas, doctores de la Ley y toda esa burocracia ‘sagrada’, que  había convertido el templo en una cueva de bandidos, la fe en un mecanismo de exclusión y en una escalera para alcanzar títulos honoríficos, con los cuales pretendían llenar su vacío existencial y su bajeza humana. Ellos tuvieron ‘razones suficientes’ para perseguirlo hasta la muerte: “Poderoso caballero es Don Dinero” (Francisco de Quevedo y Villegas).

A pesar de lo peligroso para su seguridad, Jesús siguió adelante con su ministerio en defensa de la vida, especialmente de los excluidos, y ayudó a aquel hombre a descubrir su dignidad y el lugar donde debía estar. Le comunicó la gracia y el amor de Dios que lo reconstruía como ser humano y lo reconocía como hijo. Le brindó la confianza, la seguridad para levantarse y la alegría de vivir. Y ¿saben a dónde lo envió? A su casa. A sentir el calor del fogar y el amor de la familia, a construir el proyecto del Padre. El proyecto de la casa, el proyecto familiar.

¿Sobre qué base está sostenida nuestra fe? ¿Qué cuestionamientos haría Jesús de Nazaret a nuestras estructuras religiosas si viniera hoy? ¿Estamos construyendo el Proyecto de la Casa (familiar, cercano e incluyente) o el Proyecto del Palacio (imperial, lejano y excluyente)? ¿Nuestras Iglesias se parecen a las frías sinagogas y al templo de Jerusalén convertido en cueva de bandidos o se parecen a la casa de Jesús, en la cual recibía a todo aquel que lo buscaba con sinceridad? Nuestras familias, iglesias y comunidades, en medio de sus limitaciones humanas, ¿son realmente un espacio que posibilita el encuentro con Jesús, la vida en el espíritu y la comunicación del amor?

Oración

Bendito sea Jesús, alabado, glorificado y enaltecido, por tu infinito amor, por tu generosidad y entrega total comunicando la vida abundante que proviene de Dios, Padre y Madre. Gracias por las personas que nos acercan a ti, que nos animan, nos invitan, nos llevan a tu casa, nos trasmiten tu palabra y la experiencia maravillosa de la salvación.

Reconocemos que dentro de nosotros habitan realidades que nos detienen, nos limitan, nos paralizan y no nos dejan avanzar. Te pedimos que la gracia de tu Espíritu nos reconcilie, nos purifique, nos dé la paz y el perdón. Te abrimos totalmente las puertas de nuestros corazones para que nos renueves, nos transformes y nos des la capacidad de tomar en nuestras manos nuestras camillas, caminar y ser dueños de nuestra propia vida, del desarrollo de nuestra propia historia de salvación.

Danos la fuerza para renovar nuestras casas, nuestros hogares, nuestras familias, nuestras iglesias y comunidades. Que purifiquemos nuestros ritos, nuestros cultos, nuestras celebraciones, nuestras tradiciones de todo anacronismo, de todo recelo, de toda rigidez, de toda frialdad. Que nuestras casas familiares y eclesiales estén siempre abiertas para amar, para acoger, para celebrar con gozo la fiesta de la reconciliación, del encuentro contigo y con los hermanos, la fiesta de la vida. Que en nuestras casas familiares y eclesiales nos sintamos personas, nos sintamos amados, nos sintamos valorados, nos sintamos hermanos, hijos amados del Padre y madre Dios. Amén.

Exhortación final:

Jesús

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 325)

Hoy te bendice nuestro corazón, Dios del perdón y del amor,

Porque en Cristo y por la Iglesia nos reconcilias contigo.

Estábamos rotos por el pecado y doblados por el peso de la culpa,

Pero tú alientas a los que paraliza y atenaza el egoísmo estéril,

La mezquindad y el error, la desesperanza  y el desamor.

 

Gracias, Señor, porque, aunque traicionamos muchas veces

Nuestro bautismo, tú no nos rechazas para siempre sino que

Nos invitas a levantarnos y caminar al ritmo de tu amor de Padre.

 

Reconcílianos, Señor, contigo y con los hermanos;

Haznos sentir el gozo y la alegría de tu perdón que regenera,

Y concédenos un puesto en la ancha mesa de tu fiesta.

 

Amén.

Preguntas, comentarios a: Neptalí Díaz Villán, C.Ss.R.  

Moniciones

En Tí confío.
Suscríbete a scalando para recibir las moniciones
 
Alojado en egrupos.net

En Jesús hay

  Firme el libro de visitas

Abundante Redención

  Lea el libro de visitas

Ser Redentorista según san Clemente Hofbauer

 

 

Somos los Misioneros Redentoristas, fundando por san Alfonso María de Ligorio, en Scala, Italia, en el año 1732.  Hemos sido enviados, como Jescristo, para llevar la Buena Noticia a los Pobres.
Se buscan misioneros, para info, llamar a Jesús

Los redentoristas nos encontramos en  medio de un proceso vigoroso de buscar una respuesta creativa a la generación postmoderna y de la urgente necesidad de responder a las inquietudes, confusiones y criterios de la gente que caracteriza esta época. No obstante, todas las adaptaciones que sean necesarias para los redentoristas siempre será la primera prioridad que los pobres reciban las primeras y mejores atenciones.

 Si cualquier joven entre los 16-24 años de edad está interesado en tener más información sobre la vocación redentorista puede llamar al Padre Henry Beauchamp, C.Ss.R. al teléfono: ( 787) 864-4100. También enviando un correo-e: hbeau@hotmail.com en Puerto Rico. Y Padre Ramón Cabrera, C.Ss.R. (809) 533-2307. Correo-e: merraca@yahoo.com.mx en la República Dominicana.

 

            

 

Joven, la vocación religiosa es una opción de vida.  Cristo te llama... Respóndele.

 JOVEN CRISTO TE LLAMA PARA UNA MISION BIEN GRANDE...

Heme aquí, envíame a mí...

ESPIRITUALIDAD REDENTORISTA.  Más info...

Ser Redentorista según san Clemente Hofbauer

 

"Hay que anunciar de nuevo el Evangelio"
Regístrate para estar informado de las novedades y actualizaciones de Scalando
 Misioneros Redentoristas | Crea tu insignia
La renovación de las misiones itinerantes redentoristas desde la espiritualidad misionera latinoamericanaMISIONOLOGÍA.  El P. Manuel Rodríguez, nuestro provincial, nos ofrece este rico y abundante material, producto de su especialización en misionología, en la Fundación Universitaria San Alfonso (FUSA), en Colobía.  Si te interesa conecer este tema aquí está la informacdión.
 

 

SAN ALFONSO, NUESTRO FUNDADOR

Mapa del Sitio

 

MONICIONES

A     B     C

Lecturas bíblicas

Nuestras Misiones

Casa Cristo Redentor

Nuestra Señora de la Altagracia Paraíso

Juventud Misionera Redentorista (JuRem)

Periódicos de la República Dominicana

Periódicos de Puerto Rico

¿Por qué Scalando?

Música Cristiana

SANTOS

 Alfonso María de Ligorio

 Celemente Marái Hobauer

 Gerard o Mayella

Juan Neuman

  BEATOS

Pedro Donders

SGenaro Sarnelli

 Gaspar Satanggassiger

Francisco Javier Seelos

 

MÁRTIRES

Methodius Trcka 

Vasyl Velychkovsky
Ivan Ziatyk

Mykolay Charnetskyi

Zynoviy Kovalyk

NOTICIAS CSSR

Semblanza de Juan Pablo II

 Misionando en SEMANA SANTA

 PJVR/Mapa del sitio

 Imágenes para compartir

Misioneros Redentoristas

San Juan     Mundo

 

 Scalando.com

Promocionar tu página

 

Nuestro Calendario

 

 

 

 

Origen de las visitas

 

 
   |   Inicio  |   ¿Quines somos?   |   Encales   |   Reflexiones    |   Música Cristiana    |   Pastoral Juvenil    |   Noticias    |   Contáctanos
Google

¿Cuántos hay scalándonos? 

© 2011 Misioneros Redentoristas. - Todos los derechos reservados
"En Jesús hay abundante Redención
 
 
 

 

 

Todo el material de esta publicación está libre de restricciones de derechos de autor y puede copiarse, reproducirse o duplicarse sin permiso alguno.  Sólo tiene que hacer una oración por las vocaciones redentoristas del Caribe.

Nos han scalado un total de:

 

 

CopyRight © Misioneros Redentoristas 2011

Fecha de la Última actualización: 17/01/2012 08:18:28 p.m.

C.Ss.R.

 Estadística de la página

Aquí y ahora: ¿Cúando, de dónde, cómo y con qué? llegan nuestros visitantes.