www.scalando.com

Misioneros Redentoristas de la Provincia de San Juan

Tiempo de Navidad Ciclo B

Segundo domingo después de navidad

Autor: Domingo Vásquez Morales           Fuente: http://www.scalando.com

-1ra lect.: Num 6, 22-27  -Sal.:  Eclo 24, 1-4. 12-16  -2da lect.: Gál 4, 4-7  -Evangelio: Lc 2, 16-21

Monición de entrada

En esta fiesta de hoy, celebramos la manifestación de Jesús.  Es la fiesta de la luz que nos ilumina y de regalos porque hemos recibido el don más precioso: Jesucristo mismo.  En esta celebración, unidos a todos los hombres, caminemos como un solo pueblo hacia el reconocimiento de Jesús como el Salvador.  Expresemos nuestra alegría cantando con ánimo…

Primera lectura: Is 60, 1-6 (La gloria del Señor amanece sobre ti)

Isaías proclama con gran exaltación la Buena Nueva a las gentes que andaban en la oscuridad.  Una luz brilla; la gloria de Dios aparece.  Cristo es esta estrella radiante de la mañana que nos guía en la vida.  Él vino al mundo para que lleguemos hasta él.  Escuchemos esta primera lectura.

Segunda lectura: Ef 3, 2-3a.5-6 (También los gentiles son coherederos)

San Pablo, en la carta a los efesios, nos habla de la gracia que Dios nos ha dado.  Por nuestro bautismo somos coherederos y copartícipes de la promesa de Dios.  Nosotros sentimos alegría ya que en Cristo somos un pueblo de reyes, pueblo sacerdotal, una asamblea santa.

Tercera lectura: Mt 2, 1-12 (Venimos de Oriente para adora al Rey)

El siguiente relato es muy conocido por todos nosotros.  Los magos buscan con plena sinceridad a Cristo para ofrecerle sus riquezas, su fe, su amor y ofrecerse a sí mismos.  Estamos invitados a encontrar a Cristo en este Evangelio y en la eucaristía.  Antes de la proclamación del Evangelio nos ponemos de pie, para entonar el Aleluya.

Oración universal

1.    Por la Iglesia, nuestra madre: para que haga resplandecer ante los pueblos la luz del Evangelio. Roguemos al Señor.

2.    Por todos los niños: para que ellos gocen hoy y siempre de un sincero amor familiar. Roguemos al Señor.

3.    Por todos nosotros aquí reunidos: para que vivamos abiertos a los signos de los tiempos y respondamos con prontitud a la llamada de Dios y de nuestros hermanos, especialmente los más pobres. Roguemos al Señor.

4.    Por nuestro país (se dice el nombre)  y todos sus habitantes: para que hoy llegue la luz de Cristo a cada hogar. Roguemos al Señor.

5.    Por nuestras comunidades: para que reciban los dones del Señor. Roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 244)

Es justo bendecirte y darte gracias, Dios Padre nuestro,

Entre otras muchas, por estas cuatro razones fundamentales:

Porque Cristo, tu Hijo y nuestro hermano, plantó su tienda

En nuestro campamento humano, haciéndonos presente tu rostro;

Porque hoy has revelado a Cristo, para luz de los pueblos,

Tu oferta de salvación universal para todos los hombres;

Porque al manifestarse Jesús en nuestra carne mortal

Nos hace partícipes de su inmortalidad bienaventurada;

Y finalmente porque así has elevado y dignificado tanto

Nuestra naturaleza que nos concedes tu filiación adoptiva.

Por todo ello y por tantos detalles, ¡gracias, Señor!


Amén.


Regresar

Preguntas y comentarios al autor: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

CopyRight © Misioners Redentoristas 2008